¿Puede un curso de emprendimiento cambiar la intención de emprender de los alumnos?

Después de años tratando de responder esa pregunta sospecho que era la pregunta incorrecta. Después de una década midiendo alumnos antes y después de tomar cursos de emprendimiento he encontrado los mismos resultados en distintas partes del mundo: las intenciones de emprender no cambian. Es más, algunas veces las intenciones cambian en la dirección opuesta. Aquellos/aquellas que querían emprender antes del curso, ya no quieren hacerlo después del curso.

Lo que creemos que ocurre es bastante simple: el curso de emprendimiento actúa como cualquier otra orientación vocacional. Imagínese un grupo de alumnos que va a una charla para saber en qué consiste ser médico. Después de la charla se dan cuenta que hay que hacer turnos, atender llamados de emergencia, que la sociedad los respeta, y que el dinero y la buena vida viene después de 15 años de egresar de la escuela de medicina. Después de la charla “motivacional – informativa” algunos alumnos desisten de la idea, algunos permanecen indecisos, y otros quedan más convencidos de ser médicos. Si usted toma el promedio de las intenciones de convertirse en médico, verá que el cambio, en promedio, no es estadísticamente significativo.

Hasta ahora, nos habíamos dedicado a investigar como evolucionan las intenciones de emprender. Lo que nos ha entregado mucha información del perfil de aquellos que finalmente invierten tiempo y dinero en crear una organización. Por ejemplo aprendimos que la auto eficacia tiene un rol importante, es decir, aquellos que se creen buenos para los negocios desarrollan la intención más que los otros. También sabemos que aquellos que han estado expuestos al mundo de los negocios (por ejemplo los hijos de emprendedores) tienen una auto eficacia más alta. Cosa que no debiera sorprender porque pasa lo mismo con los hijos de los médicos, los abogados, y los astronautas. Es decir, los hijos de alguien que maneja bien una disciplina, creen saber más que el promedio sobre dicha disciplina. Ello no significa que quieran ser lo mismo que sus padres, pero al creer que son buenos en ese campo tienen más probabilidades de desarrollar la vocación hacia esa disciplina. Cualquier vocación es una iteración entre la creencia de competencia, el reconocimiento que se recibe por ser competente, y las estrategias de aprendizaje implementadas para obtener más reconocimiento.

El problema de estas décadas midiendo intenciones, es que no hemos puesto el énfasis en lo que realmente importa: el rendimiento. Imaginemos un gobierno que cree que se necesitan más médicos y por tanto asigna recursos para revertir la situación, pero sólo financia charlas de orientación sobre lo bueno que es llegar a ser un profesional de la salud. El resultado sería mucha gente que quiere llegar a ser médico. Sin embargo, ¿cuantos de ellos pueden hacer un buen diagnóstico? ¿Cuantos pueden dar con el tratamiento correcto? ¿Cuantos pueden hacer con éxito una cirugía de vida o muerte a las cuatro de la mañana después de no haber dormido en 40 horas? Da lo mismo cuantos quieren ser médicos si no podemos convertirlos en profesionales capaces de hacer su trabajo con éxito. En emprendimiento podemos hacernos preguntas similares. Comenzar un negocio puede hacerlo cualquiera. Más aún si lo hace con dinero regalado. Pero ¿cuantos pueden crear y mantener viva (entiéndase pagar sueldos) una organización por más de 3.5 años? ¿Cuantos pueden crear organizaciones que den empleo y traten bien a sus trabajadores? ¿Cuantos pueden crear organizaciones de cero, con poco patrimonio y sin caer en prácticas poco éticas? ¿Cuantos pueden crear organizaciones que respetan el medioambiente y dejan este mundo mejor de como lo encontraron? Ese es el currículum que esta pendiente de ser desarrollado.

Si bien hemos perdido mucho tiempo discutiendo qué significa educar para emprender, cada vez estamos más convencidos que no se trata de cambiar intenciones, sino de desarrollar las habilidades que permiten crear y mantener organizaciones que hacen cosas que nadie de nosotros podría hacer por sí mismo.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s