Entendiendo la mente de los emprendedores (parte 1)

Estoy leyendo el libro “undertanding the entrepreneurial mind” escrito por mi amigo, mentor, y guía de tesis Alan Carsrud. Aquí algunas ideas útiles para tener en cuenta:

– Los emprendedores tienen una alta confianza en si mismos. Hasta ahora la discusión era si la confianza es previa al emprendimiento o si surge en conjunto con él. Se ha encontrado evidencia para sostener un emprendedor confía porque tiene mas y mejor información que el resto.
– Los emprendedores son aparentemente más arriesgados. No corren mas riesgo absoluto que el resto sino que se embarcan en proyectos que parecen arriesgados a ojos de alguien que no tiene la información y conocimiento del emprendedor. La confianza en sí mismo está basada en el conocimiento que se tienen sobre la oportunidad. El emprendedor ve cosas que otros no ven porque maneja conocimiento de personas, procesos, y necesidades que otros no.
– La gente hace cosas motivado por sus preferencias personales. Los emprendedores tienen un especial intereses en ser sus propios jefes. Independencia y autonomía es algo altamente valorado por ellos. Los emprendedores quieren mandarse solos. Por tanto, a la hora de esforzarse por sacar un emprendimiento adelante, la recompensa de la autonomía es más atractiva para aquellos que gustan de la autonomía. El emprendedor, antes de ser emprendedor ya era porfiado, perseverante, y ambicioso, todo ello confabula para perseguir una oportunidad insistentemente. Eso de “esto del emprendimiento no es para mí”, puede ser verdad aunque cualquiera puede cambiar si desea hacerlo y encuentra el apoyo adecuado.
– Deseo y factibilidad van de la mano. Si pensamos en la consistente evidencia (Robbins, 2009) de que la productividad en el trabajo lleva a la satisfacción laboral y no al revés, hace sentido pensar que habilidad para hacer algo produce ganas de hacer aquello. Aun cuando habilidad y productividad se influencian mutuamente, la relación nace a partir de las primeras señales de éxito. Es decir, a partir de la creencia-sensación de que se tiene la capacidad de lograr un buen desempeño. Por lo tanto, si queremos producir ganas de emprender debemos proveer de conocimiento, información, y habilidades distintivas que lleven al alumno a la convicción que puede ser exitosos si decide emprender. Ahí está la dificultad de enseñar a emprender, enseñar a emprender es entregar información privilegiada a nuestros alumnos al mismo tiempo que desarrollamos en ellos habilidades diferenciadoras. El problema está en que la mayoría de las veces el profesor no tiene información privilegiada ni ha logrado desarrollar en sí mismo esas habilidades diferenciadoras.

Anuncios

2 pensamientos en “Entendiendo la mente de los emprendedores (parte 1)

  1. Excelentes conclusiones!!
    Definitivamente para enseñar emprendimiento es necesario haberlo vivido y contar con conocimientos sólidos. Solo teoría no aplica en estos casos.
    Saludos!!

  2. Muy buenas conclusiones del libro.

    Sin embargo, personas de Google y SUN entre otros emprendedores dicen: No se puede enseñar liderazgo, no puedes enseñar a alguien a ser emprendedor si esta persona nunca emprendió nada anteriormente. Incluso Scott McNealy dice que sólo se puede ubicar a lideres mas no formarlos.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s