El cambio de paradigma

Hace rato que escuchamos hablar del cambio de paradigma. Sin embargo todavia me es difícil distinguir cuando las cosas no funcionan por estar en el paradigma equivocado o por insistir en soluciones premodernas que no funcionarian independiente del paradigma en el que se este. Releer a Carlota Perez me ha servido para comprender mejor los alcances del cambio de paradigma productivo.

Carlota Pérez propone que estamos viviendo la transición de una quinta revolución tecnológica y que cada revolución tecnológica fuerza el desacoplamiento de las rutinas que eran efectivas en el paradigma productivo anterior. Una revolución tecnológica es la emergencia de maquinas capaces de acelerar la producción de bienes. Estas maquinas, que como toda maquina requieren energía y un humano que las opere, modifican profundamente la forma de trabajar. Lo clave de las transiciones es el cambio en el tipo de inputs que las maquinas requieren para funcionar. Las primeras maquinas que revolucionaron la producción fueron los telares para procesar el algodón que funcionaban a fuerza humana en Inglaterra (mano de obra muy barata), después la maquina a vapor (carbón barato), la ingeniería civil (barcos, acero y carbón barato), los automóviles* (petróleo barato + planificación central), y ahora el computador (información barata + internet). Si en el paradigma anterior la clave era la planificación y el control para aprovechar las economías de escala que daba la producción en masa, hoy el foco esta en estructuras flexibles y descentralizadas para aprovechar el conocimiento acumulado en las redes virtuales y reales.

Segun Pérez las sociedades adoptan y abandonan tardíamente el paradigma productivo. Así, independiente de creer en más o menos intervención del Estado en la economía, escuelas, hospitales, y aparato público adoptaron a partir de los 50 el paradigma de la planificación centralizada que dio origen a la producción en masa del automóvil. Hoy dia, lentamente escuelas, hospitales, y aparato público discuten la necesidad de mayor flexibilidad, autonomía, y descentralización entre sus unidades.

Es necesario crear estructuras organizacionales para aprovechar mejor el conocimiento que se encuentra en la red. Pasar del líder que sabe mas que todos sus empleados, al líder que tiene una visión de futuro y confía en que sus colaboradores poseen las capacidades para hacer realidad su visión. Pasar de un líder que se las “sabe todas” a un líder que genera los consensos y los climas laborales propicios para que la red combine conocimiento y genere riqueza. La capacidad de tener una visión de futuro cobra mucha relevancia en una sociedad global profundamente multicultural que contrasta tradiciones y desestabiliza convicciones.

Las ideas de Pérez son muy consistentes con el debate de las escuelas de negocios sobre que enseñar**. Dado que las grandes corporaciones ya no generan los empleos de décadas pasadas, los jóvenes exigen una educación que les permita integrarse exitosamente a equipos pequeños o crear sus propias empresas. Eso tiene a las escuelas de EEUU y Europa frente al problema de tener alumnos exigiendo conocimientos y habilidades que los profesores con doctorado en su mayoria no poseen. Por lo mismo las clases de emprendimiento están muy de moda. Muy intensivas en creatividad, trabajo en equipo, gestión de redes, e innovación, las clases de emprendimiento son el espacio mas parecido a lo que el nuevo paradigma demanda: Cooperación, confianza, flexibilidad, diversidad, autonomía, intercambio, participación, desafío, etc.

Leer a Carlota Pérez me sirvio para unir varias cosas que tenía dispersas en cuanto a los alcances del tan manoseado cambio de paradigma. De pasada me doy cuenta que ella, junto a Jurgen Habermas, Karl Marx, y Milton Friedman debieran constituir la base de la instrucción política para el siglo 21.

*In 1893 Pepsi was bottled, advertised, and sold only in North Carolina. With the introduction of the motor vehicle, Caleb Bradham (Pepsi founder) replaced his horse based delivery system reaching, by 1908, 250 franchises in 24 states.
** Gibb, A. (2002). In pursuit of a new enterprise and entrepreneurship paradigm for
Learning: creative destruction, new value, new ways of doing things and new combination for knowledge. International Journal of Management Review 4(3)233-269

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s