Como mostrar que la educación para el emprendimiento sirve de algo

Modernidad tiene que ver con tomar decisiones inteligentes. Los gobiernos tienen muchas personas en la fila diciendo que tienen las mejores ideas de cómo gastar los recursos que existen. Pero decirlo no basta, hay que probarlo. Perdonen la obsesión, pero yo soy un obrero de la racionalidad. Mi trabajo, como investigador, consiste en demostrar que funciona y que no. Los investigadores trabajamos con los dedos, midiendo, escribiendo, concatenando argumentos. No trabajamos con la mente, la mente es para los genios, para los brujos y para los charlatanes. Ellos dan ideas, nosotros, los investigadores, las analizamos lógicamente para ver si funcionan o no. Alguien tiene que hacerlo porque no hay dinero para financiar a todos y cada uno de los que sostienen tener las mejores ideas. Entonces, es mi deber invitarlos a pensar en como y en que evaluar cuando hablamos de emprendimiento. Por ahora les cuento que…
. . . much of the entrepreneurship research to date has not provided empirical support for the claim that completion of formal courses in entrepreneurship and small business management increases the likelihood that an individual will start a business (Cox et al., 2002, p. 230).
Pero eso no es todo, tampoco esta claro que medir cuando hablamos de emprendimiento. “This is partly due to inherent design problems and inadequate outcome measures used to gauge student satisfaction, their attitudes towards course content and/or individual performance in entrepreneurship programmes (Block and Stumpf, 1992). Most of the empirical studies in this field tend to focus on samples of respondents with an existing predisposition towards entrepreneurship. Thus, by not employing a control group of students without relevant education or predisposition, these researchers biased results in favour of entrepreneurship education (Matlay, 2006a).

Anuncios

2 pensamientos en “Como mostrar que la educación para el emprendimiento sirve de algo

  1. Hola Carlos,
    He llegado a este Blog a través del blog de Juan Carlos de Lucas y me parecen interesantes tus reflexiones.
    Junto con unos amigos tenemos una página web http://www.innocova.com en la que exponemos nuestras ideas sobre emprendedurismo e innovación. Trabajamos en estos ámbitos.
    Aquí, en España, cualquier problema de la sociedad se resuelve con una asignatura ya sea de tráfico, para disminuir accidentes, como de género, para reducir la violencia doméstica, etc., y en otras ocasiones, al contrario, una asignatura, la de ciudadanía, por ejemplo, se convierte en el problema social.
    De acuerdo con un educador jesuita entendemos que en la educación tradicional española, de los ámbitos cognitivo, emocional y moral, hay un exceso en los ámbitos cognitivos y moral y falta y mucho en el ámbito de lo emocional.
    Pensamos que tenemos una asignatura pendiente en la gestión de las emociones, en la gestión de las actitudes y valores, nos hace falta un cambio de chip.
    En muchas ocasiones el control de las emociones marca la diferencia en un broker, en un ejecutivo, en una decisión, en una actitud. etc.
    Los contenidos, hoy, están al alcance de todos, el profesor sólo es un facilitador.
    Lo que hace falta es otra cosa y eso no es fácil de ofrecer y menos de una manera organizada. El desorden es cretaivo, etc.
    Bueno espero que dialoguemos a través de estos canales.
    Un saludo desde Valencia (Spain)

  2. Estoy de acuerdo contigo en todo lo que planteas, y creo que mucha gente que se escribe sobre educación para el emprendimiento estaría de acuerdo también. Algunas observaciones para alimentar la conversación: el cambio de chip del que hablas implica un cambio en la manera de comprender el conocimiento y la investigación. Ese cambio creo yo tomara décadas, no se si dos o cinco, pero décadas. Porque todos los cimientos de occidente están basados en una manera sistemática de abordar la realidad, para predecirla. Lo emocional, como lo plantea Deyour, no se puede sistematizar. Tampoco se podría sistematizar la innovación. Yo creo que aprender a manejar las emociones es un conocimiento mucho mas útil que los business plan para emprender. El problema es como “fabricar” un profesor que ensene a manejar emociones. Por que ensenarle a un alumno a manejar sus emociones puede ser mas facil, pero enseniarle a alguien para que le ensenie a otros, eso es un misterio. La única manera que conocemos para fabricar un profesor asi es operando, replicando, y midiendo estructuras cognitivas. Hasta que no inventemos una tradición que nos permita acumular una sabiduría que se lleva en el cuerpo y no en la mente, no podremos hacer ese cambio de chip. Hay importantes avances al respecto (Maturana, Freire, Flores, Pratt, Mezirow, entre otros muchos) pero aun no hay suficientes puentes de conexión entre esas diversas tradiciones occidentales como para pensar que el cambio vendrá mas rápido. La idea sobre la necesidad de cambio esta, pero el método no se ha inventado aun, tendrá que llegar un nuevo Nietzche o Decartes que sintetice las tradiciones y supere lo que hay. No se cuanto falta para ello.

    Saludos desde Miami, gracias por el comentario.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s