Rosabetty Muñoz: ”La poesía es un espacio de resistencia”

Ya lo he dicho antes, el capitalismo no se combate, se supera.

Yo veo que en los EEUU la filosofía de las empresas es, “o estas conmigo o estás en mi contra”. En Europa (excepto Alemania), es tan alambicado todo, que mientras trato de entender su filosofía, veo que EEUU, Japón y ahora China, les pasan por encima. Tres motivos para publicar este post: (1) tengo ex-alumnos y amigos en la industria del salmón, (2) yo quisiera volver a Chile a cooperar para que la innovación y el desarrollo sustentable se generara al alero de los grandes cluster productivos de nuestro país, y (3) porque creo que la gran diferencia entre el proyecto de desarrollo chileno y los otros, está justamente en lograr productividad y calidad de vida. Sé que hay proyectos ideológicos (a mi entender miopes y trasnochados) que postulan que esto es imposible. Yo soy de los que cree que la síntesis que articula dos intereses que se creían opuestos (personas y empresas) comienza a nacer, y para mi felicidad eso está comenzando a ocurrir en Chile. De lo contario, ¿que podría estar haciendo esta poeta (que la encontré en un sitio muy ideológizado) en mi blog?

“Las salmoneras son la punta del iceberg”, dice esta escritora nacida y radicada en Ancud, refiriéndose al cambio del paisaje en esa isla mítica donde tiene de alumnos “a chicos que no ven a sus padres en todo el día porque se han convertido en asalariados de las pesqueras”.

Respecto a las salmoneras y su influencia en transformar el “paisaje humano y físico de Chiloé” ¿Qué reflexión haces?

Las salmoneras son la punta del iceberg. A mí me duele tanto la transformación del paisaje como el ver de inquilinos a chilotes que fueron dueños y señores de “sus cuatro palmos de tierra”; o tener de alumnos a chicos que no ven a sus padres en todo el día porque se han convertido en asalariados de las pesqueras. Muchas casas en los campos donde siempre había fuego prendido y una taza de agua caliente para el recién llegado son ahora fríos espacios abandonados mientras sus dueños se amontonan en los márgenes de las ciudades más grandes del archipiélago. Que se enriquezcan los empresarios salmoneros sin invertir en Chiloé es un dato más de la causa; que los canales interiores del archipiélago exhiban el feo espectáculo de flotadores de plumavit sintoniza a la perfección con los clubes nocturnos y las whiskerías, donde muchos jóvenes sueñan pertenecer al sistema, entregados a esa embriaguez.

La entrevista completa a Rosabetty Muñoz la encuentras acá.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s