El fin de los brujos (o chantas)

Que los chilenos somos malos para las matemáticas no es novedad. El problema es que nunca había sido tan grave ser malo para los números. Pero ahora, cuando la modernidad llega y hay que ser “profesionales”, el cuento es otro. Modernidad (en simple) significa pensar racionalmente, o sea tomar decisiones inteligentes. Pensar inteligentemente significa dejar de creer en la magia y buscar fundamentos en el comportamiento de las cosas para anticipar algo que va a pasar (Weber ya lo dijo). La naturaleza se puede observar y medir, por tanto después de rigurosas observaciones se puede anticipar.

Los estudiantes chilenos no han subido su rendimiento en matemáticas: ¿En que fallamos? Yo creo que uno de los problemas es que a los latinos (y a las latinas, que es peor) nos gusta el cuento. Nos gusta inventar, decir cosas que parecen exóticas, seducir con las palabras. En buen chileno nos gusta el carril. Y queramos o no, tendremos que cambiar algunas costumbres para hacerlo bien en esta modernidad. Lamentablemente, modernizarse sin aprender a investigar, no va más. El días que nuestros profesores y estudiantes comprendan el peso histórico de reconciliarse con los números, saber matemáticas implicará estatus. Resolver una ecuación será tan útil en una fiesta universitaria como saber interpretar los sueños. Para sorprender al sexo opuesto habrá que mostrar algo más que un buen cuento. Para muestra un botón, ¿sabían ustedes que hay evidencia para sostener que Internet a incrementado los costos de reclutamiento de empleados calificados? O sea no todo ha sido impactado positiva mente por la Web. La explicación es que al haber acceso a “cualquiera” para que postule, la red de relaciones reales (no virtuales) pierde precisión, y el ratio de candidatos potencialmente elegible sobre los que no, ha crecido sostenidamente. Provocando que los expertos en RRHH tengamos que invertir mayor tiempo para lograr los mismos resultados.

Anuncios

5 pensamientos en “El fin de los brujos (o chantas)

  1. Hola Carlos.
    Te invito a que mires el “HBR” de febrero de 2006.
    Creo que la distinción que hacen, en las “Ideas innovadoras para el 2006”, sobre la Incertidumbre y la capacidad de predicri y por tanto disminuir riesgos, pueden nutrir esta conversación que planteas.

  2. Carlos:
    Linda conversación, sobre todo porque las matematicas son algo entretenido y lindo…cuando se entienden, y en ella es posible desenvolverse con propiedad.

    Me gusta la idea de lograr una reconciliación con los números, sobre todo pensando en los niños de mi comuna, ciudad, región y país. No obstante, aquello de predecir, a través de la cualidad de “Medible” de la naturaleza, me causa estupor!…demasiado angolsajón… queremos llegar a medirnos nosotros los humanos?? medir el amor? la amistad? el odio?..medir para tener más control?… medir para tener más poder?

    Es rara la conversa, y la tiro no más..a lo mejor estoy hablando hueás no mas.. mucha filosofía que trasunta en mucho cuento… pero es necesario tener de los dos pragmaticos y prácticos a la MP, y “volados” a la JJLO…
    Saludos
    Juanito

  3. Hola Juanjo y Manuel. en respuesta a la preocupación de juanjo, diría que no hay que confundir la reconciliación con los números, con el amor al paradirma naturalista. Yo creo que es perfectamente posible crear soluciones desde el paradigma constructivista (a la maturana) e intentar medir el impacto, con números, que esas soluciones producen. Claro, hay rincones de la conversación en que se hará mas dificil, pero no son polos opuestos. Yo hablo que es necesario saber elaborar e interpretar minimos conceptos estadísticos para poder medir impacto, lo que no quiere decir que la intervención no pueda ser completamente amorosa. Pero en la medida que la gran masa chilena se arranque cada vez que vea un gráfico o una regresión, seguiremos empantanados en “pomadas”.

  4. Esta publicación es antigua tal ves es tarde para hacer mi comentario de ella pero quiero dejarlo ahí, plasmado por que se que en algún momento alguien lo leerá…eso llegara.

    Con la Aparición de personajes como Thomas Khun, Gadamer, Heidegger, Schultz y tantos otros las ideas que habían generado la ilustración se comenzaban a desvanecer, la intención de controlar la naturaleza, y la humanidad conduciéndola desde la racionalidad a su esplendor y en nombre de la verdad se esfuman, ya no hay sujeto/objeto, observador/observado un mundo “afuera” aprensible, manejable y moldeable no hay realidad ni verdad para los hombres….que hay?.. Historias, construcciones, lenguajes, dudas e incertidumbre nociones que de un modo definen lo que para muchos intelectuales vivimos hoy..La modernidad da paso o mas bien es sobrepasada por la Posmodernidad que tiene como sus corrientes mas potentes a mi modo de ver el constructivismo (la autorreferencialidad en la construcción de la realidad, con un sujeto creador-activo en el lenguaje) y el Posestructuralismo (donde el lenguaje es el centro del funcionamiento social y humano, donde los significantes están construidos antes que uno mismo, anteceden al sujeto, por tanto donde uno es preso del lenguaje y esas estructuras estructurantes que monta la cultura) ..Esto principalmente en las ciencias sociales, donde las metodologías cualitativas pasan a ser la manera de acercarse a un fenómeno, renegando a los métodos cuantitativos (con sus estadísticas y matemáticas) en el baúl de los recuerdos o bien, en manos de investigadores conservadores que aun intentan tener el control y hablar de “verdad”, EN LA POSMODERNIDAD YA NO SE HABLA DE OBJETIVIDAD SINO QUE DE SUBJETIVIDAD.
    Bueno escribo esto para contextualizar mi escrito y desde donde situó mi mirar, esto pues el escrito de Carlos me pareció muy interesante (estando de acuerdo en algunos puntos y en otros no) y me recordó a un Autor contemporáneo Neoyorkino llamado Solak quien refiriéndose al mundo de las matemáticas y los charlatanes construye el texto llamado “imposturas intelectuales” donde critica y pone como charlatanes a autores como Lacan o Derrida…a partir de esta idea de Carlos del seductor, manipulador de verso, pero esta ves ocupando las matemáticas, seria interesante que le diera quien quiera una mirada a esto…en realidad yo con Solak tenemos muy poco en común al igual que con Lacan pero siempre es bueno conocer ambas partes..pienso.
    Con la idea de saber matemáticas buscamos la vuelta al empirismo que profesa Solak?..

    Saludos Javier Lizama

    Pd: espero no haber charlataneado mucho aquí y si lo hice así soy yo, todos tenemos virtudes.

  5. Los franceses, los rusos, y los chinos, son muy buenos para las matematicas. el problema es en paises como Argentina o Chile, donde hay mucho intelectual que no ha estudiado nunca, con rigor, matematicas, quimica, o biologia. no se puede intelectualizar sin conocer antes los misterios de la logica racionalista. es peligroso cultivar intelectuales incapaces de disenhar una investigacion quantitativa. no se trata de volver ciegamente al empirismo, se trata de conocerlo para comprender la critica de fondo.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s