¿Y al volver qué?

Sin duda, los 4 meses que he pasado en EEUU me han servido para mirar Chile de otra manera. Lo más importante diría, tiene que ver con dimensionar que tan chico es nuestro país. Y darme cuenta que de verdad lo es. Con el correr de los meses, he esperado que en el diario, en mis clases, en mis conversaciones, en la televisión, o en alguna parte aparezca Chile, pero no. Aparece muy poco, o más bien, para ser sincero, no aparece. Y te das cuenta que no existimos para la comunidad internacional. Pienso un poco en ello y no me preocupa, veo que no es tan relevante para nuestro futuro ser un país significativo para los otros, mal que mal, 15 millones de habitantes al lado de los 1300 millones de chinos no tendrán nunca un peso específico. Más bien, pienso que hay que aprender a vivir sin el protagonismo que los chilenos, ilusamente, creemos tener en el mundo, y seguir exportando sin que nadie se entere, seguir manteniendo buenas relaciones, seguir estudiando fuera, firmando tratados y recibiendo amablemente a los turistas.

Pero esta nota no es directamente para hablar de lo pequeño que se hace Chile estando lejos, sino para contarles sobre la preocupación que me invade al pensar en cómo me voy desconectando paulatinamente de mi país. Las dinámicas de redes siguen su curso allá, la política cambia. Los que fueron mis alumnos entran al mundo laboral, se inventan nuevos negocios, mi ejecutivo de cuentas se cambia de banco y, si bien el afecto se mantiene, las relaciones estratégicas comienzan a desvanecerse. Y la duda que me inunda es cómo serán las cosas al volver. La experiencia de otros que emprendieron como yo, dice que finalmente se insertan con éxito, sobre todo los que mantuvieron relaciones con el mundo político y/o académico. Muchos también deciden quedarse por estos lados, porque acá los sueldos son significativamente mejores que en Chile cuando tienes un postgrado de una Universidad de EEUU. También porque las redes en Chile se desvanecen. Y si bien se mantienen los afectos, el proyecto estratégico es cada vez menos estratégico y la misión colectiva pierde fuerza. Entonces pienso en cuanto pierde Chile, cuanto perdemos nosotros y cuanto pierden nuestros futuros socios estratégicos permitiendo que las redes se desvanezcan. Pero al mismo tiempo, pienso cuanto pierden cada uno de los actores, resistiéndose al fluir natural de una experiencia fuera de la patria. ¿Cuanto del posible valor a agregar al regreso, tiene que ver justamente con desvincularse y dejar que las redes se desvanezcan? Yo tengo mis conjeturas, pero como siempre, prefiero que las preguntas queden abiertas.

Anuncios

3 pensamientos en “¿Y al volver qué?

  1. las relaciones humanas…

    pienso que los amigos que tengo lo serán para toda la vida, si nos alejamos, la historia en común que hemos construido no se borrará y es tal que permite y dan ganas de retomarla siempre.

    todo el rollo de las redes, vínculos estrátegicos, y bla bla me parece algo que hay que tener en mente como fenómeno, solo para cachar que hay gente que está leyendo el mundo así, mas no es mi intención interpretar de ese modo las relaciones con otros humanos.

  2. Me parece buena la pregunta, y absolutamente comprensile cuando sé que estás lejos y vives lo que escribes, vives esa reflexión, será por algo que emerge en tu vivir.
    Creo, esto se me viene ahora sin reflexiones profundas, que la gracia del posible valor a agregar está en tomar distancia y desvincularse del mundo al que perteneces… me parece que es más rico (de riqueza) para tí y para nosotros.
    Ahora bien, no sé si las redes se desvanecen, creo más bien que se paran, y el pararse dan la posibilidad de volver a echarlas andar… en otro mundo, ya transformado.
    Yap, me voy a la reunión matutina en que nos sintonizamos, y hacemos publicos nuestros afanes del día.
    Un abrazo
    Juanjo

  3. No es raro que coincida con Demián en el análisis.

    Lo que realmente vale la pena, es decir, familia y amigos de verdad, se mantiene. Tengo un tío que vive desde el 74 en Argentina y lo veo 1 vez al año con suerte. Sin embargo, el afecto es mayúsculo y tengo una buena amistad con mi familia del otro lado de la cordillera.

    Lo que respecta a redes estratégicas: es importante para tener éxito, ganar poder, acceder a las conversaciones importantes, etc. No me quita el sueño. Es más, todavia no logro estar en paz con esa visión del hacerse de redes. Me molesta el tener que invitar a comer a alguien pues aquello me conviene.

    Volviendo al tema, igual creo que hay una buena oportunidad de re-construir las redes de una manera más diseñada una vez que se ha desestabilizado el flujo comunicacional. Puede ser un proceso de limpieza de las mismas, si es que queremos construirle el lado bueno. Como siempre, la gracia esta en distinguir lo que vale de lo que no vale la pena. O en no cagarla, como siempre dice mi amigo Demian (ocupando palabras del entrenador del San Antonio Spurs).

    A modo de redondeo, creo que no se pierde mucho, amigo Carlos. O creo (sin mucho mayor fundamento que la intuición) que es mucho más lo que se gana en términos estratégicos y de agregación de valor que lo que se pierde. Y con respecto a lo de invitar a comer a alguien por que me conviene, siento que aún soy un pendejo que no cacha nada, y todavia creo que no necesito mucho del resto (o de la parte del resto que no me importa y que no admiro) para poder ser exitoso y feliz. Inmadurez pura.

    Un abrazo grande a la distancia.
    ROB

    PD: Como dice Demián, es choro observar como se dan este tipo de relaciones “estratégicas”. Yo por mi parte, ando con los ojos bien abiertos, y me entretengo cuando olfateo algo de aquello conmigo o mis queridos.

    Pd2: igual creo que si tu conoces a Hugh Hefner, pasarias a formar parte de mi “Red Super Estratégica”.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s